Apocalipsis, el camino del conocimiento (20)

1.- “Luego vi descender del cielo un ángel que tenía la llave del abismo y una gran cadena en su mano. Tomó el dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satán y los ató por mil años, los arrojó al abismo, cerró y selló la entrada por encima de ellos a fin de que no sedujeran ya más a las naciones, hasta que los mil años se hubiesen cumplido. Después de ello, es preciso que sea desatado por poco tiempo (Apocalipsis XX, 1-3) Ilustración de Francesc Latrappa. (sigue...)


En esta secuencia se nos dice que no todas las energías Desperdiciadas podrán ser reabsorbidas en el mundo de arriba en esa 5ª Ronda. Ya sabemos que el Dragón representa el Fuego Desperdiciado. La Serpiente son los Luciferianos que lo administran y Satán representa una categoría de seres que residen en lo más profundo del Abismo y que quedaron retardados, no como los Luciferianos, en el 3er Día de la Creación, sino en una época anterior. Si bien muchos Luciferianos se incorporarán a la Oleada de Vida angélica a la que pertenecen, otros no podrán hacerlo y quedarán encerrados en el Abismo, sin posibilidad de realizar trabajo alguno en el mundo unitario del 6º Día, ni en lo que queda de la 6 Ronda de ese 4ª Día.


2.- Se quedarán sin actuar durante mil años, dice Juan, significando todo un periodo compuesto por los tres ciclos que conocemos con el nombre de Yod-He-Vav. Como estamos al final de la 6ª Ronda y se avecina la 7ª, será durante esa 7ª Ronda que lo inferior quedará fuera de combate para reaparecer posteriormente. Después de la Noche que sucederá a esa 7ª Ronda para iniciarse el 5º Día de la Creación, cuya dinámica ya nos describe Juan en los Trabajos correspondientes a la 5ª Ronda y que ya quedan reseñados. Entonces volverá el Dragón, la Serpiente, Satán y las naciones. Volverán a partir de la 4ª Ronda de ese 5º Día, que será cuando nosotros Recapitulemos los Trabajos de nuestra etapa humana, y en la 6ª Ronda volverán a desaparecer, o sea que estarán poco tiempo.

Se ha especulado mucho sobre el número de salvados y sobre los “perdidos”. Ya hemos hablado en su momento de los 144000. Lo que sí parece cierto, tras esa postrera visión de Juan, es que en la Obra Divina habrán desechos, puesto que tales desperdicios aparecen en todas las fases de los procesos de elaboración. Algo se perderá; algunos Egos se verán despojados de sus vehículos y se quedarán siendo cargas energéticas, potenciales vivos que deberán esperar un nuevo Día de Manifestación para realizarse. Es natural que sea así en una Obra de tal envergadura como la divina. Pero nadie puede cifrar el número de esos excluidos por anticipado. Su número exacto se verá al final cuando todos los mecanismos de salvación hayan sido agotados.


3.- “Y vi unos tronos y a los que se sentaron en ellos les fue dado el poder de juzgar. Y vi las almas de los que habían sido decapitados a causa del testimonio de Jesús y a causa de la palabra de Dios, y de los que no habían adorado la bestia ni su imagen, y que no habían recibido la marca en su frente o en sus manos. Volvieron a la vida y reinaron con Cristo durante mil años. Los otros muertos no retornaron a la vida hasta después de que mil años hubiesen pasado. Es la primera resurrección. ¡Felices y santos los que tienen parte en la primera resurrección! La segunda muerte no tendrá ya poder sobre ellos; si no que serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con él durante mil años.” (Apocalipsis XX, 4-6).


4.- En nuestro estado actual, hay unos tronos vacantes en el legítimo árbol de nuestra vida: son los Tronos dé Kether, de Hochmah y de Binah, reservados al Ego en sus 3 Aspectos. Un día, el triple espíritu que hay en nosotros se sentará en su Trono y desde esa dignidad, juzgará; le será dado el poder de juzgar y de poner en su lugar, ordenadamente, cada una de nuestras potencialidades internas.

Actualmente, esos Tronos están vacantes o han sido usurpados, y ejercemos el poder desde Hesed. En la Mitología, vemos que Júpiter-Zeus es el dios del Olimpo, después de haber derrocado a su padre Saturno-Kronos, quien a su vez derrocó al suyo, Urano. Es del Tronó de Hesed-Júpiter que tomamos las decisiones, y no lo hacemos en su aspecto de hijo de la divinidad, o sea como 2º He del Nombre Divino, sino en su aspecto de Júpiter-Rey, de Júpiter-Yod, de Júpiter triunfador de la rebelión e instaurador de un nuevo orden, el de los Deseos, puesto que en el ciclo del Mundo de Creaciones Júpiter realiza funciones de Yod, de Rey.


5.- Tampoco ese Rey Júpiter rige demasiado, puesto que, como hemos visto en lecciones anteriores, hay en nosotros un triple Abismo, o sea, tres niveles sucesivos de precipicio, en los que figura una reproducción del Árbol, con todos sus Tronos de Poder, y son los Kether-Hochmah-Binah de las profundidades los que imponen su política.

Kether del Abismo nos envía la Voluntad que nos permitirá persistir en las empresas perversas; de Hochmah-Abismo recibimos el Amor que nos permitirá atarnos a lo pequeño, y hasta incluso a ese redentor de abajo que nos tranquilizará, que susurrará a nuestro oído: TÚ ya eres de los nuestros, eres un elegido, estabilízate, cumple, haz cosas: no quieras ser, basta con hacer. Y Binah del abismo nos manda el falso profeta y nos llena de Reglas, de Leyes con las que organizar el mundo profano.

Quitarles el poder a los Reyes de Abajo es empresa ardua, no sólo porque disponen de fuerzas represivas y disuasorias que nos sitúan en posición de indigencia en cuanto huelen que en nosotros hay rebelión, sino porque también disponen de un ejército de psicólogos-sociólogos que saben convencernos de que el poder que ejercen no viene de abajo, sino de arriba. Ellos no son tiranos, sino que son la misma divinidad en persona.


6.- Esto sucede así hasta que se levanta en nuestra naturaleza el Cordero Degollado, según expresión de Juan, para llevar a cabo la revolución y restituir el poder a sus legítimos soberanos. En cuanto aparece esta figura, todo un ejército celeste se moviliza y finalmente un Ángel aparece con la llave del Abismo y sella la puerta de Comunicación por espacio de tres ciclos de vida, simbolizados por los tres ceros de la cifra 1.000. Es entonces cuando el Ego toma posesión de sus vehículos humanos, y esto sucede en la 4ª, 5ª y 6ª Rondas de ese 4º Día de la Creación, en lo que se refiere a los trabajos de recuperación del cuerpo físico, el etérico y el de deseos.

El Ego recupera sus legítimos Tronos y le es dado el poder de juzgar, ya que los juicios emitidos por los usurpadores sólo son válidos mientras dura su reino. Bien lo vemos cuando en la vida social se instala un tirano y llena con su nombre y el de sus esbirros las calles y plazas de la ciudad. Cuando el poder legitimo se instala de nuevo, las calles cambian de nombre, aunque se trate de una legitimidad convencional de una legitimad emanada de Malkuth y no de Kether.

En esta secuencia de la crónica apocalíptica se nos describe el momento en que el Ego toma posesión de sus Tronos en el Mundo de los Deseos, desde los cuales mandará en nuestro Cuerpo de Deseos, una vez escindida de él la parte inferior, encerrada por 1.000 años en el Abismo.


7.- Las tendencias santas, sacrificadas por los usurpadores, son instaladas en sus puestos, cada una según sus categorías respectivas. Vemos así que son citadas varias categorías de gobernadores o Reyezuelos:

Los decapitados por causa del testimonio de Jesús. Ya vimos en las lecciones de Evangelios como la fuerza Crística va penetrando por las distintas puertas existentes en nuestra naturaleza humana, desde la puerta Aleph hasta la puerta Tav. En ese largo camino que ha de conducirnos al establecimiento en nosotros del reino del 2º Aspecto de la divinidad, Hochmah, Jesús pasa por los más variados peligros y quizás al entrar en una de esas puertas ya no salga vivo de ellas. En el relato evangélico vemos como su vida corrió peligro desde el momento de nacer hasta ser sacrificado, en la puerta Schin, la 21, sin llegar al Tav. En cada uno de nosotros Jesús puede ser decapitado nada más nacer, en manos de los soldados de Herodes. Esa Tendencia decapitada, cuya sangre corrió en su momento, causando en nosotros los efectos ya enumerados en la lección anterior, reinará ahora, cuando el Ego reciba el poder de juzgar.

Los Decapitados reinarán y tendrán el poder de convocar los poderes celestiales que han de llenar nuestros Vacíos Internos facultándonos para realizar las tareas de la 6ª Ronda y del 6º Día, puesto que nuestra dependencia respecto a ellos sólo cesará en la 7ª Ronda, anticipo de lo que sucederá en el 7º Día.


8.- Vienen después los decapitados, a causa de la Palabra de Dios, o sea, los que han evoluciona-do siguiendo la línea de Binah, 3er Aspecto de nuestra divinidad interna. Binah ha reinado en nuestra vida desde el despertar de nuestra conciencia. Ha sido a través de ella que nuestro Ego-Dios se ha manifestado, pero ya hemos visto más arriba que quienes han reinado realmente han sido los poderes del Abismo, las copias sefiróticas realizadas por los de abajo gracias a las energías acumuladas en la Bestia.

La Palabra de Dios tampoco ha sido, esa Palabra que desciende de Binah y que es introducida - debería serlo en nuestro Malkuth por la puerta de Hod. Esa Palabra se ha visto reducida al estado de Sangre. Las Tendencias que murieron por causa de esa Palabra se verán potenciadas ahora y ocuparán sus puestos en las esferas de Binah dentro de Hochmah, presidiendo el orden en esta nueva etapa. Hay en cada uno de nosotros como un casete grabado desde el principio de los tiempos con el discurso divino que establece las normas por Las que ha de transcurrir nuestra existencia pero los Reyes de la Tierra van dando muerte —van borrando— las palabras de ese discurso hasta hacerlas inaudibles; les cortan a las palabras los cabezales, las letras que las encabezan y que constituyen su Yod, su fuerza motriz dejando el discurso divino inerte, sin potencialidad. Esos cabezales se verán repuestos en esta hora final que Juan relata.

Viene después la promoción de los que no adoraron a la Bestia y de los que tampoco lo hicieron con su imagen, y la de aquellos que, habiéndola adorado, no llegaron a ser marcados por ella, ni en sus frentes ni en sus manos. Se trata de cuatro categorías distintas según los grados de sumisión a los poderes de abajo.


9.- Adorar la Bestia significa obedecer los impulsos energéticos que nos vienen dé abajo y ser los impulsores de ese mundo al revés que se construye desde abajo. Adoradores de la Bestia son pues los que nos inducen a vivir experiencias materiales, a enriquecer nuestro Ego con las sensaciones procedentes del mundo físico y de la interrelación entre las personas. Todos los que siguen la vía del placer y del dolor forman parte de los adictos a la Bestia.

Los que adoran su imagen son los guardianes de su organización, los que cuidan de dar brillo y esplendor a la sociedad emanada de la Bestia, los administradores de los bienes de la Bestia, los celosos veladores de que su dinámica no se vea perturbada.

Y los que han recibido su marca, en la frente o en sus manos son los ejecutivos de esa organización, a nivel intelectual o material, como burócratas o como obreros: son todos los que trabajan con la Bestia en fase Yod-He-Vav-He. Todos los agentes activos del mundo de abajo, perderán el mando, morirán, cuando en los tronos se sienten sus legítimos reyes.

Nos dice este pasaje que esa muerte no será definitiva, sino que reaparecerán al cabo de mil años, o sea, como ya hemos dicho, al final de la 7ª Ronda y después de la Noche que tras ella vendrá. En esa 7ª Ronda, el Aleph (1) reinará sin oposición durante los tres ciclos Yod-He-Vav.

El reino del Abismo no desaparecerá hasta el 7º Día de la Creación, puesto que en esa 6ª Ronda, anticipación da la vida en el 6º Día, los del Abismo siguen vivos. Pero a partir de esta 4ª Ronda del 4º Día en que nos encontramos, los del Abismo ya no recibirán alimento, puesto que la Creación se repliega sobre sí misma y las fuentes de energía no manan hacia bajo, sino hacia arriba, impulsan-do los hombres, no a exteriorizar, sino a interiorizar.

En los 5º y 6º Días, al Recapitular la Ronda correspondiente al 4º Día, la vida abismática volverá; volverá la parte de vida que no se haya integrado a la Unidad, esa parte que está en el interior de nosotros mismos volverán nuestras tendencias perversas y reaparecerán los grupos sociales, los colectivos, como se dice ahora, en los que la perversidad ocupa el cien por cien de sus espacios internos. Dispondrán así de un tiempo suplementario para integrase a la Unidad. Si en el 6º Día no lo han hecho, ya no podrán continuar en vida, porque en el 7º Día, la más inferior de las Rondas se desarrollará en el Mundo del Pensamiento, en el que no hay espacio para la división y la disidencia no tendrá terreno en el cual actuar.


10.- Los Decapitados reinan con Cristo durante mil años, dice Juan, y ésta es su primera resurrección. La segunda muerte ya no tendrá poder sobre ellos, añade La segunda muerte es la del Cuerpo de Deseos, puesto que el Cuerpo Etérico se desagrega a los pocos días del fallecimiento del físico y no se cuenta como una muerte separada de la primera. Cuando la conciencia se ha centrado en el Cuerpo de los Deseos, elaborado por Cristo y sus Arcángeles, ya no se pierde al morir el Cuerpo de los Deseos y trasvasarse la vida al Cuerpo del Pensamiento. Del mismo modo que Cristo y el Padre son Uno, también lo son Deseos y Pensamiento cuando el primero adhiere al segundo, después del largo peregrinaje que nos ha llevado al abismo, persiguiendo ese sueño perverso de separatividad, como si los Deseos pudieran tener objetivos que no fueran los del Ego. Cuando ese Hijo Pródigo de los Deseos retorna a la casa del Padre, la hacienda del Padre es también la suya, y cuando la Vida se retira al Mundo del Pensamiento, la conciencia no se desvanece y no hay segunda muerte.

Después de esa segunda muerte que no lo es, puesto que la conciencia de cuanto ocurre permanece viva, durante ese milenio de vida que constituye la 7ª Ronda, los Decapitados serán sacerdotes de Dios y de Cristo; es decir, en el Templo de la Divinidad procederán al ensayo de las tareas crea-doras, un poco a la manera de los aspirantes a chóferes, que conducen el vehículo acompañados del monitor, que se mantiene a la expectativa de lo que ocurre, interviniendo al menor peligro de catástrofe.

En la 7ª Ronda crearemos una humanidad a título de prueba; trazaremos los esquemas de lo que han de se nuestros hombres, y tendremos detrás a los profesores Dios y Cristo para corregir los trazos inciertos de nuestra obra.

Este ensayo general de Creación se repetirá en las 7as Rondas de los Días 5º y 6º, para finalmente crear en firme en la 7ª Ronda del 7º Día. En ese momento, los que hoy son minerales habrán alcanzado el estadio humano y nos servirán de conejillos de indias para experimentar en el papel de dioses, puesto que no ejerceremos auténticamente la divinidad hasta un próximo Día de Manifestación, en el que apareceremos como Dioses Creadores de un sistema solar. Para entonces, esos Minerales que a lo largo de la actual Manifestación son los que reciben nuestros golpes, son, el soporte material de cuanto hacemos, sufriendo nuestros ultrajes, aguantando nuestros errores, primero como minerales, después como vegetales, luego como animales y finalmente como humanos; esa Oleada de Vida que, como los payasos, es la que ha de aguantarnos las bofetadas, en la nueva Manifestación habrá alcanzado la Súper-Conciencia y figurará en nuestra Organización con una función semejante a la que ahora tienen los Ángeles. Serán ellos los creadores de las circunstancias materiales que han de formar el escenario en que se mueva la Humanidad, cuyos Espíritus Vírgenes hemos de crear.


11.- “Cuando se hubieren acabado los mil años, será Satanás soltado de su prisión y saldrá a extraviar a las naciones que moran en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, y reunirlas para la guerra, cuyo ejército será como las arenas del mar. Subirán sobre la anchura de la tierra y cercarán el campamento de los santos y la ciudad amada. Pero descenderá fuego del cielo y los devora-rá. El diablo que los extraviaba, será arrojado en el estanque de fuego y azufre, donde están también la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”. (Apocalipsis XX, 7-10).

Para comentar esta secuencia deberíamos citar por entero los capítulos 38 y 39 de Ezequiel, que el estudiante debe leer y meditar. En ellos se describe con acentos magistrales esta guerra de Gog, salido de la tierra de Magog, y su aniquilación final. Todo ello tendrá lugar después de los 1.000 años, o sea, después de la 7ª Ronda de ese 4º Día, en el 5º Día de la Creación, cuando en la Ron-da 4ª, que se desarrollará en el Mundo Etérico, bajo los auspicios de Jehová, las puertas del Abis-mo serán de nuevo abiertas para dar salida a los residuos que se encuentran en él.
Gog, príncipe de las naciones extraviadas, es una Fuerza formada por las letras Ghimel-Vav-Ghimel. Ya vimos, al estudiar las letras-fuerza, que el Ghimel, tercera letra, es una fuerza adscrita a Binah-Jehová. Nos encontramos precisamente en el ante penúltimo capitulo de Juan el que corresponde al patronazgo del Ghimel en marcha atrás. De ahí que aparezca en él la liquidación de Gog y de sus tropas.

Ghimel-Vav-Ghimel constituye un conglomerado de fuerzas que se cierran en círculo, como una serpiente que se mordiese la ‘cola. El estudiante habrá visto más de una vez en los libros de ternas esotéricos esa serpiente que forma una circunferencia y que constituye la imagen por excelencia del Conocimiento que no conduce a ninguna parte. Cada vez que estudiamos algo que no nos lleva a una más alta comprensión de los mecanismos de la Vida; que no catapulta nuestra inteligencia hacia otras esferas del saber, abriendo horizontes a nuestra conciencia, estarnos engrosando los ejércitos del Príncipe Gog y anclándonos en las tierras de Mem-Gog (Magog), la tierra en que Gog se ha estabilizado. Cada vez que hacemos algo que no nos lleva más allá de lo que estamos haciendo, potenciamos también esos ejércitos. O sea, Gog es el Príncipe Rutina, el Príncipe Estabilidad. Gog es rey indiscutible en nuestra sociedad, en la que todos los programas educativos tienden a instituir dogmas, o a preparar el cliente para ganar dinero, y en la que el trabajo es una mere rutina de gestos, con objeto de abastecer de chismes un mercado. Todos somos hoy soldados del ejército de Gog y vivimos en tierras de Magog.


12.- En su “Lengua hebraica restituida”, Fabre d’Olivet da a la raíz Ghimel-Vav-Ghimel el significado de “El techo de una tienda y todo lo que se extiende para cubrir, para envolver”. Si agrandamos este significado, diremos que Gog es aquello que envuelve la Vida, separando un espacio del resto del universo Esa es la dinámica propia de Binah, la de delimitar espacios, en los que formar tiendas, ciudades amuralladas, tribus, naciones, lenguas. Pero esa tónica, que constituyó un formidable instrumento en la edificación de la conciencia mientras Ego-Jehová dirigió los Trabajos de la Creación, dejó de tener validez cuando la dirección de la Vida pasó a Ego-Cristo Y ha de ser el propio Jehová el que dirija la batalla contra su pueblo, contra los que le han permanecido fieles en un momento en que lo que se pedía de ellos era la infidelidad a unas normas que habían caído fuera de uso.

Satanás es un aspecto deteriorado de Binah, es una criatura que se ha formado en su columna, que se ha visto penalizada por la dinámica activa en la izquierda. Y él será quien extravíe a los de Gog. Bajo su impulso, esos ejércitos saldrán para defender lo rutinario, lo circunvalatorio, el marasmo, lo permanente, lo que no conduce a ningún sitio y es siempre igual a sí mismo. Pero al enfrentarse con una dinámica cósmica de signo contrario, esos propósitos se verán aniquilados: descenderá fuego del cielo y los devorará, dice Juan.

Será el Ego de cada uno quien mande ese Fuego, que es Voluntad Ejecutora; es decir, los de Gog se verán enfrentados con su propia Voluntad trascendente de hacer algo contrario a lo promovido por su personalidad rutinaria. Toda rutina, todo atasco está destinado a ser devorado por el Fuego de la Voluntad el día en que ésta se pone en marcha.

Del .mismo modo que en la Mitología vemos a Saturno devorando a sus criaturas, también Binah, en la 4ª Ronda del 5º Día exterminará a los que, en esa época, sigan siendo los fieles ejecutores de su dinámica. Esto significa que cada uno de nosotros debe ser capaz de transcenderse y de dar muerte en su propio seno a lo que un día fuera el artífice de su gloria y de su esplendor.

Binah pone fin a su mundo y la ciudad amada ve desaparecer a quienes la cercaban. Ahora esa Ciudad podrá irradiar y extenderse por toda nuestra Tierra Humana.


13.- “Vi un trono alto y blanco, y al que en él se sentaba, de cuya presencia huyeron el cielo y la tierra, y no dejaron rastro de sí” (Apocalipsis XX, 11).

A lo largo de su relato, Juan nos ha descrito los Trabajos Humanos a efectuar para salir de la columna de Binah e instalarnos en la de Hochmah, o sea, el cambio de dirección con la empresa divina que Supone el pasar de depender de Ego-Binah a depender de Ego-Hochmah. Su visión nos ha revelado la naturaleza de estos Trabajos en las 4ª, 5ª y 6ª Rondas del actual 4º Día de la Creación. Ha descrito el Trabajo de la 7ª Ronda diciendo que será un milenio de paz, en el que los vencedores, los que se han integrado a las directrices de la nueva empresa, reinarán sin oposición, pudiéndose dedicar al ensayo de Creación sin que los de Abajo los “inspiren”, ya que si en este primer ensayo de Creadores tuviéramos detrás a Unos que nos dijeran: “Ves que esto no cuaja, prueba de hacerlo al revés y a ver si da resultado”. Si esto ocurriera, seguro que cuando fuéramos realmente Creadores, en el próximo Gran Día de Manifestación, haríamos también las cosas al revés cuando no nos salieran bien al hacerlas rectamente, y volveríamos así a este mundo Dual en el que vivimos; en el que las experiencias pueden obtenerse por vía directa y también al revés. Esta posibilidad de que algo salga bien a la inversa, ha dado lugar a que una categoría de seres se especializaran en los Trabajos al revés, lo cual no hubiese ocurrido de no haber existido un espacio disponible para trabajos en esa modalidad. No queriendo los actuales Creadores que nosotros nos encontremos con el mismo problema, han dispuesto que en la 7ª Ronda de cada Día de la presente Creación, las Fuerzas Desperdiciadas: Dragones y Bestias, así como los que trabajan con ellas: Luciferianos y Satanases sean encerrados en el Abismo junto con las almas de los humanos que han consentido en ser los portavoces de tales Fuerzas y tales Seres, o sea, los llamados Falsos Profetas. Así, en la 7ª Ronda del 4º Día procederemos al primer ensayo de creación de un universo sin que nada perturbe nuestra armonía Los errores aparecerán como aparece una falsa nota en un concierto, y podrán ser corregidos, no adaptando las demás notas a la falsa para que peguen.


14.- Tras esos mil años de paz creadora, viene el 5º Día, del que Juan sólo nos describe el retorno de las Fuerzas del Abismo y la lucha con los ejércitos de Gog y Magog. Nos describe estos Trabajos muy brevemente, porque el 5º Día volverá a estar presidido por Binah y el Apocalipsis tiene como objetivo referir la entrada del Hombre en los dominios de Hochmah-Cristo.

Tengamos en cuenta que esos Trabajos de Binah en el 5º Día serán muy distintos de los efectuados en el 3er Día, que Binah también presidió. Recordemos que en el 1er Día presidía Kether, en el 2º Día, Hochmah; en el 3º Binah, en el 4º Hesed, el 5º será de Binah, el 6º de Hochmah y el 7º de Kether. En líneas generales, los 3 primeros Días y mitad del 4º están presididos por Binah, mientras que la segunda mitad del 4º y los 5º, 6º y 7º Días están presididos por Hochmah, el cual lleva la representación de Kether ya que, como dijera Cristo,”el Padre y yo somos Uno.

Decíamos pues que en el 5º Día Binah no se manifestará como en el 3º, ya que en ese Día sus Trabajos eran de Separación y en el 4º serán de Integración, movilizando a sus Ángeles para combatir a los de Gog, sus antiguos secuaces que no se han reconvertido.

Es en esa 4ª Ronda del 4º Día que Binah cede el servicio a Hochmah, bajo los auspicios de Hesed, el cual pasa de ser el ejecutor de Binah-Saturno a serlo de Hochmah-Urano. Ese trasvase de pode-res deja perplejos a los más dilectos servidores de Binah, al verse obligados a abandonar sus pala-cios para dejar paso libre a los que antes consideraban como opositores. Muchos son los astutos que solucionan la papeleta cambiando los retratos de sus paredes y poniendo la imagen de Cristo allí donde figuraba

Yavé. Esto es lo que ha sucedido con el cristianismo histórico, que ha levantado sinagogas disfra-zadas de templo cristiano.


15. Pero volvamos al significado de la secuencia apocalíptica que comentamos. Después de habernos descrito el retorno de las fuerzas del abismo en el 5º Día, se le aparece la imagen de un trono en el que está sentado nuestro Dios-Ego, y de él huyen el cielo y la tierra hasta no dejar rastro de sí mismos. Es decir, desaparece toda realidad, excepto ese trono divino ocupado. Es con este sencillo flash que Juan nos indica que la Vida pasa del 5º al 6º Día y en el intervalo se produce una Noche, durante la cual el Dios de nuestro sistema solar asimila las experiencias que vierten en Él las distintas oleadas de vida que evolucionan en el Sistema.

Entonces desaparece el cielo y la tierra, puesto que, como el estudiante ya sabe, llamamos tierra a la más inferior de las esferas en que se desarrolla la Vida y llamamos Primer Cielo a las Regiones Superiores del Mundo del Deseo y 2º Cielo a las Regiones Inferiores del Mundo del Pensamiento. En las Noches Zodiacales todas esas esferas desaparecen pare ser reconstituidas en el siguiente Día, y sólo subsisten las esferas en que se mueve el Ego, donde el Triple Espíritu clasifica y ordena los materiales que a lo largo del Día le han traído sus 3 Cuerpos y prepara la estrategia de la nueva jornada. A partir de este punto, Juan nos referirá los Trabajos de esta nueva jornada, la 6ª, Trabajos ya esbozados en la 6ª Ronda de este 4º Día y cuya naturaleza Juan ya ha consignado.


16.- “Vi a los muertos, grandes y pequeños, que estaban delante del trono; y fueron abiertos los libros, y fue abierto otro libro, que es el libro dé la vida Fueron juzgados los muertos según sus obras, según las obras que estaban escritas en los libros. (Apocalipsis XX, 12).

Estamos en el 6º Día, o sea, en el periodo evolutivo en que el Reino de Cristo se instalará definitivamente en la Tierra, en una Tierra que ya no estará compuesta de los elementos minerales que hoy conocemos, sino que su materia será la existente en el Mundo de los Deseos.

Cuando se inicia un curso, después del lapso del verano, se suele pasar lista para ver cuantos de los alumnos aprobados están presentes; se inscribe a los nuevos, etc. Aquí vemos que ese 6º Día empieza con una apertura de los libros, el de la Vida y otros. Ya hemos visto, en el curso de esta Enseñanza, que existen unas Entidades, llamadas Ángeles Escribanos, que se encargan de escribir la historia de todo cuanto acontece. En el Mundo del Deseo también hay libros, porque Binah, que es el inventor de los libros, tiene un trono en Hochmah. Allí Binah no ejerce el poder, pero pone su sello, su dinámica, en el universo patrocinado por Hochmah. La impronta de Binah hace que este Paraíso, hacia el cual vamos, no sea un lugar anárquico, en el que cada uno vive a su manera, sino un universo ordenado.

Los Trabajos que nos describe Juan son los correspondientes a la 4ª Ronda de ese 6º Día, ya que las 3 Rondas anteriores corresponden a la Recapitulación de los Trabajos en el 1º, 2º y 3er Día, períodos en que nosotros, la Oleada de Vida Humana, no habíamos adquirido aún la auto-conciencia, que conquistamos en el 4º Día y, por consiguiente, es en la 4ª Ronda de cada nuevo Día que se Recapitulan los Trabajos propiamente humanos.


17.- Se inician pues los Trabajos de esa 4ª Ronda con un juicio de los muertos, los grandes y los pequeños nos dice Juan. Aquí, es evidente que no se trata de tamaños, sino de grados de profundidad de esa muerte. Considerando que la Vida en este Día, es la que se desarrolla en el Mundo del Deseo, hay una categoría de seres que están más muertos que otros en ese Mundo o, dicho en otros términos, que están más Retardados, más profundamente dormidos. Estos son los grandes muertos, los que vivirán en estado cataléptico, mientras que los pequeños muertos tendrán en ese mundo un grado de conciencia semejante al del hombre que sueña.

Al comenzar un ciclo de Trabajos siempre se empieza colocando a los obreros menos expertos. Así vemos que en las sociedades iniciáticas, Los primeros que entran en el Templo son los Aprendices, les siguen los Compañeros, vienen luego los Maestros y finalmente entran los Oficiales y Grandes Oficiales. Una vez abiertos los Trabajos, se empieza por leer el acta de la reunión anterior. Es lo que aquí está ocurriendo en esa apertura de Libros, y lo primeros en comparecer son los más atrasados en su despliegue humano, o sea, los Grandes Muertos, seguidos de los Pequeños Muertos, que son colocados ante el Trono para ser juzgados.

Ya hemos hablado alguna vez del sentido que debemos dar a la palabra juicio. En términos transcendentes, juzgar es llevar hasta sus ultimas consecuencias un determinado Designio o Propósito; es decir, cuidar de que lo empezado en Yod termine en su fase 2º He, o, dicho en términos convencionales, hacer que toda semilla arraigue en la tierra, se desarrolle y dé fruto Y, en este sentido el Juicio Final de toda cosa consistirá en hacer posible la ubicación en la tierra de la semilla que aquel fruto contiene, de manera que se asegure la continuidad de los ciclos. Todo propósito que no llegue a su término es un propósito que se ha frustrado, que no ha sido juzgado; es una Viuda que se queda sin la Voluntad que la ha inseminado y que, como esa Viuda de la parábola de Jesús, busca al juez que le haga justicia.


18.- Aquí vemos que los muertos son juzgados y debemos entender con ello que son situados en el lugar adecuado para que su fruto pueda producir a su vez nuevas floraciones; o sea, se colocan los muertos en el lugar que les corresponde en el nuevo universo en el que va a desarrollarse la Vida.

Primero se abren los libros, sin especificar de qué son y después se abre el Libro de la Vida. Seguidamente son juzgados según lo que figuraba escrito por ellos en tales libros. El libro llamado de la Vida, es aquel en el cual se consignan los hechos acaecidos en el Mundo del Deseo, en el que nos encontramos ahora. Les otros libros, que no son de la Vida, son los que registran hechos que tuvieron lugar en el Mundo Etérico o en el Físico, o en las Regiones Inferiores del de Deseos, en los cuales ahora ya no hay Vida.

Es decir, son revisadas las obras de los que no pueden ser plenamente conscientes en los Trabajos del 6º Día, para acomodarlos en el lugar que les corresponde, afín de que se prosiga en condiciones adecuadas su evolución.

Actualmente, en la fase humana que hemos alcanzado en este 4º Día, llevamos interiorizados en nosotros nuestros estadios anteriores, el mineral, vegetal y animal. Estos estados los hemos dejado atrás están muertos en nosotros, podríamos decir, y en el 6º Día figurarán como muertos, superados, los estadios Humano y Etérico. Pero como esos estados los llevaremos dentro, formando parte de nuestro patrimonio espiritual nos será posible Descender a esa vida arcaica que fue un día la nuestra. En esas capas profundas de nuestra naturaleza pretérita vivirán los Grandes Muertos que son los que no pudieron ir más allá en el estadio humano, y los Pequeños Muertos que son los que quedaron anclados en el 5º Día, en el estadio etérico.


19.- Sin embargo, ya vimos en lecciones anteriores cuan intrincados son los Caminos que el ser humano recorre a lo largo de las encarnaciones, y esa complejidad hace que personas que han permanecido siempre en los Bajos Fondos evolutivos; personas que no han conseguido anclar su conciencia en las regiones superiores del Mundo del Deseo y que, por consiguiente figuran como Muertos en esa esfera, han sido sin embargo los instrumentos que han permitido a otros seres tomar conciencia de lo superior. Por ello, al abrir el Libro de la Vida, resultará que algunos de esos Muertos han adquirido derecho de vida en ese nuevo universo, y deberá situárseles en el lugar que les corresponda.

A cada nuevo Día de la Creación los Actores del anterior son colocados en el puesto al que sus merecimientos los ha llevado, después de haber consultado los Libros. Y son los antiguos ocupan-tes de esos puestos quienes conducen los nuevos, afín de que no se produzcan vacantes en el funcionamiento del universo.

En esta secuencia Juan nos describe esa toma de posesión, en la que se da a cada uno aquello a lo cual se ha hecho acreedor. Según el fruto que haya producido, así serán sus semillas, sus potencialidades con las que iniciar sus tareas en el nuevo Día.


20.- “Entregó el mar los muertos que tenía en su seno, y asimismo la muerte y el infierno entregaron los que tenían, y fueron juzgados cada uno según sus obras. La muerte y el infierno fueron arroja-dos al’ estanque de fuego; esta es la segunda muerte, el estanque de fuego, y todo el que no fue hallado escrito en el libro de la vida, fue arrojado en el estanque de fuego”. (Apocalipsis XX, 13-15).


21.- En la secuencia anterior vimos que eran juzgados los muertos que estaban ante el Trono. Aquí vemos que les toca el turno a los que están en el Mar y a los que están en el Infierno. Ya vimos, al hablar de los Grandes Muertos y de los Pequeños que unos lo están más que otros dentro de una misma Región. Esos muertos del Mar y del Infierno son los que habitan en las regiones más inferiores del Mundo de Deseos, el cual, como sabemos, se compone de 7 Regiones. En la 4ª Ronda del 6º Día todas esas Regiones se reproducirán y, al Recapitular los Trabajo del 4º Día, las 4 Regiones Inferiores deberán desaparecer definitivamente. Serán juzgados pues los que viven en esas Regiones, con la conciencia anclada en ellas y que están muertos en las 3 Regiones Superiores. Se sacarán los Libros y se verá en qué medida pueden ser incorporados a las tareas creadoras.

La 4ª Región del Mundo del Deseo está regida por Júpiter-Hesed y en ella residen los llamados Pequeños Muertos. La 3ª Región está regida por Saturno-Binah y en ella residen los grandes Muer-tos. La 2ª Región está regida por Urano-Hochmah, y en ella habitan los Muertos del Mar, y la 1ª Región está regida por Kether y en ella viven los Muertos del Infierno.

Los que en el 4º y 5ª Días han trabajado con las energías de la Bestia los que han seguido haciéndole hijos a la Gran Ramera y que a pesar de las plagas no se han arrepentido formarán parte de asas 4 categorías de Muertos y entonces será cuestión de ver si fueron utilizados como instrumentos para la formación de la conciencia en las regiones superiores por parte de algunos de los que figuran en ellas. Si fue así, sus nombres aparecerán en el Libro de la Vida y ello les dará derecho a salvarse, del mismo modo que Sodoma se hubiese salvado si hubiera habido en ella 10 Justos.


22.- La Muerte y el Infierno fueron arrojados al Estanque de Fuego, junto con todos aquellos cuyo nombre no fue hallado escrito en el Libro de la Vida. Allí se reunieron con los Serpientes-Luciferes, los Satanases y los Falsos Profetas.

Es decir, en el 6º Día toda división debe desaparecer. No pueden subsistir dos vías de comunica-ción, a través de las cuales recibimos las energías del Ego. La iluminación sólo puede venirnos de arriba y el camino de las experiencias, a base de decirnos las cosas al revés queda definitivamente sellado.

Entonces el Infierno y demás Regiones Inferiores vuelven al Centro que los originó, que como sabemos es él Séfira llamado Binah, dado que hay una ley que exige que toda energía no utilizada vuelva al centro que la emitió. Binah es la parte divina que arrojó sobre la Creación un velo de sombras para que pudiera desarrollarse una vida a niveles inferiores a los divinos. Ella es, por consiguiente, la responsable de todo cuanto haya podido acaecer de malo en esa Creación; es la re-ponsable de lo Muerto y, al final, al subir la creación al mundo Unitario, Binah tiene que reabsorber esos Muertos e integrarlos a su Estanque de Fuego, como dice Juan. Ya en la cosmogonía de los hermanos Mayores, difundida por nuestro Hermano Max Heindel, se dice que lo Perdido en ese Gran Día de Manifestación gravita hacía el Caos, que se encuentra en el planeta Saturno. Es lo mismo que nos dice Juan en esa secuencia. Allí toda Vida Desperdiciada aguardará un próximo Gran Día de Manifestación, lo cual significa que en los repliegues de nuestra personalidad divina, cuando estemos instalados como Dioses Creadores, llevaremos arrastrándose esa parte frustrada que no ha conseguido inscribirse en el Libro de la Vida.

Si lo deseas, puedes acceder a otros cursos de Kabaleb.
Preguntas:

1.- Explica esos 1.000 años de paz que sobrevienen al sepultar los poderes de las tinieblas en el Abismo
2.- ¿Qué es lo que produce en nuestra naturaleza las Tendencias Santas sacrificadas?
3.- Explica la guerra de Gog y Magog.
4.- ¿Qué significa la huida del cielo y de la tierra?
5.- ¿Qué es lo que permitirá a algunos Muertos alzarse a las Regiones Superiores del Mundo del Deseo en el 6º Día?

Kabaleb